Trámites Frecuentes


  • CONSTITUCION DE SOCIEDADES

    La legislación chilena contempla varios tipos de sociedades, las cuales suelen dividirse en sociedades de capital y sociedades de personas. Dentro de estas últimas la más usada y conveniente desde un punto operativo y tributario es la Sociedad de Responsabilidad Limitada. El contrato de constitución debe ser celebrado por escritura pública y un extracto de él se inscribe en el Registro de Comercio y se publica por una vez en el Diario Oficial de la República, dentro de 60 días contados desde la fecha de la escritura. Se requiere por tanto la comparecencia ante el Notario de los socios con sus documentos de identificación. Las menciones básicas de dicho contrato son: Nombre de la sociedad que puede consistir en los nombres o apellidos de los socios o una mención al giro de la sociedad, siempre seguidos de la palabra: Limitada. Pueden además, usar un nombre de fantasía. Capital, forma y cuantía del aporte de cada socio. Forma de Administración y uso de la razón social, Objeto social, Domicilio y Duración.

    Sin embargo, el 11 de Febrero de 2003 entró en vigencia la Ley 19.857 que autoriza al establecimiento de Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada. Las Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada (E.I.R.L.) son personas jurídicas, formadas exclusivamente por una persona natural, con patrimonio propio y distinto al del titular, que realizan actividades de carácter netamente comercial. Las E.I.R.L. están sometidas a las normas del Código de Comercio, cualquiera sea su objeto, pudiendo realizar toda clase de operaciones civiles y comerciales, excepto las reservadas por la Ley a las Sociedades Anónimas (S.A.).

    Por otra parte, la Ley 20.190, creó un nuevo tipo de Sociedades, las Sociedades por Acciones; Ley que se publicó en el Diario Oficial el 5 de junio de 2007, la cual se encuentra contenida en el Código de Comercio, en los artículos 424 al 446.

    Este tipo de Sociedades por Acciones o SpA, se puede definir como una persona jurídica creada por una o más personas mediante un acto de constitución perfeccionado por escrito, inscrito y publicado, cuya participación en el capital es representada por acciones.

  • REQUISITOS PARA LA VENTA DE VEHÍCULOS MOTORIZADOS Y/O MANDATOS PARA VENDERLOS

    VENTA

    • Cédula de Identidad vigente tanto del comprador como del vendedor.

    • Poder o Mandato suscrito ante Notario, si alguna de las partes actúa en representación de una tercera persona.

    • Personerías que acrediten representación legal, en caso de que una o ambas partes compren a nombre de una persona jurídica (empresa o institución).

    • El Certificado de Revisión Técnica del vehículo, en el que se indica qué tipo de combustible usa. Si funciona con gas, hace falta también el Certificado de la Tesorería General, donde conste el pago del impuesto señalado en la Ley Nº 20.052.

    • Permiso de Circulación vigente, se debe acreditar el pago del último Permiso de Circulación, éste contiene información útil para determinar el tipo de vehículo por código, para efectos del cálculo del Impuesto a la Transferencia.

    • Para vehículos de transporte de carga y/o de pasajeros, se requiere un requisito adicional que es el aviso de venta correspondiente al formulario 1816 del SII, documento que se obtiene de dicha entidad con una copia del contrato respectivo que se emite por la Notaría para esa sola finalidad.

    • El Certificado de Inscripciones y Anotaciones Vigentes emitido el mismo día de la celebración del contrato.

    • Certificado de Multas Impagas emitido el mismo día de la celebración del contrato.

    Cabe hacer presente que las partes contratantes deben dejar en la Notaría la suma de $21.330 para pagar en el Registro Civil la Solicitud de Transferencia del Vehículo o Inscripción, más la suma de dinero equivalente al 1,5% del valor de venta o de tasación fiscal del vehículo, todo ello con la finalidad de que la misma Notaría se encargue de pagar los impuestos respectivos e inscribir la venta en el Servicio de Registro Civil.

    MANDATOS PARA VENDERLOS

    • Cédula de Identidad vigente del mandante.

    • Personerías que acredite su representación legal, en caso de que la mandante sea una persona jurídica (empresa o institución).

    • El Certificado de Inscripciones y Anotaciones Vigentes emitido el mismo día de la celebración del contrato.

  • CONTRATOS DE ARRIENDO DE PREDIOS URBANOS

    La Ley 18.101 es la que rige este tipo de contratos, a cuales inmuebles se aplica y cuales quedan exceptuados de esta norma. El contrato se puede redactar en la misma Notaría o se puede llevar redactado para que se autoricen las firmas de los contratantes (que se pasan a llamar ARRENDADOR y ARRENDATARIO), previa exhibición de las cédulas de identidad de cada una de las partes, la que debe estar vigente. Si se trata de un inmueble con destino comercial se debe, además, señalar el número de Rol de avalúo de ella.

    DE PREDIOS RÚSTICOS

    El D. L. 993 de 1975 rige el contrato de este tipo de contratos. Para estos efectos, se entenderá por predio rústico el definido como tal por la ley 16.640. No obstante lo anterior, el arrendamiento de predios rústicos que estén ubicados en áreas urbanas y que tengan una cabida inferior a una hectárea física se regulará por la legislación general sobre arrendamiento de inmuebles urbanos.

    El contrato de arrendamiento que recaiga sobre la totalidad o parte de un predio rústico, sólo podrá pactarse por escritura pública o privada, siendo necesario en este último caso, la presencia de dos testigos mayores de dieciocho años, quienes individualizados, lo suscribirán en dicho carácter. El arrendador deberá declarar en la misma escritura, sea pública o privada, si está afecto al impuesto de primera categoría sobre la base de renta efectiva determinada por contabilidad completa, o sujeto al régimen de renta presunta para efectos tributarios.La falta de esta declaración impide que el documento en que conste el contrato, pueda hacerse valer ante autoridades judiciales y administrativas, y no tendrá mérito ejecutivo mientras no se acredite mediante escritura complementaria la constancia de la declaración referida. Si este contrato se materializa por escritura pública, esta se puede redactar en la misma Notaría de acuerdo a las instrucciones que impartan las partes contratantes, o bien, se puede llevar una minuta de contrato redactada por un abogado.

    Se requiere que los contratantes exhiban su cédula de identidad vigente al momento de la firma del contrato.

  • FINIQUITOS

    Los trabajadores que opten por firmar sus finiquitos de contratos de trabajo ante un Notario, deberán exhibir el comprobante de pago de las cotizaciones previsionales y su cédula de identidad, vigente.

    A su vez, el trabajador, en el mismo finiquito puede hacer reserva de acciones, esto es, reservarse la facultad de reclamar de lo que se indica en su finiquito, ya sea ante las entidades administrativas o judiciales que correspondan.

  • SALVOCONDUCTOS

    El propietario u ocupante a cualquier otro título de una vivienda, para cambiar su domicilio, deberá efectuar una declaración jurada ante el notario con competencia en la comuna en que el declarante tiene actualmente su morada, o ante el Oficial del Registro Civil competente en el mismo lugar, si allí no hubiere notario, en la cual dejará constancia del domicilio del cual se mudará y de aquel al cual lo hará. En esta declaración jurada se deberá dejar constancia, además, de que el declarante no tiene impedimento legal, judicial ni contractual para efectuar la mudanza. El Notario o el Oficial Civil ante el cual se realice la declaración señalada en el inciso precedente, solicitará al declarante antecedentes que acrediten la calidad invocada, para lo cual bastará exhibir los recibos del impuesto territorial o del pago de los servicios, extendidos a su nombre. Si quien se trasladará no es el propietario, deberá presentar la autorización de éste o de quien haya recibido la tenencia del inmueble, o el recibo que acredite el pago de la renta de arrendamiento correspondiente al último mes, así como las constancias de encontrarse al día en el pago de los servicios con que cuente el inmueble.

  • MANDATOS O CARTAS PODER

    El Mandato o la carta poder es un documento a través del cual una persona faculta a otra para realizar algún trámite o gestión que, por su relevancia, no requiere ser otorgada con las formalidades de una escritura pública.

    Requisitos:

    1. La carta poder debe incluir, como requisito esencial, nombre completo, número de cédula de identidad o pasaporte vigente, nacionalidad, estado civil, domicilio y profesión u oficio del mandante y del mandatario; y

    2. Debe especificar claramente los negocios o asuntos que se encargan al mandatario. Si no se especifican, no se entienden incluidos.